Para muchas mujeres, el maquillaje se ha convertido en un utensilio necesario para poder relacionarse con su entorno social. El maquillaje logra resaltar de manera estética ciertas zonas del rostro, ya sea los ojos, los labios o las mejillas. Muchas mujeres también usan de manera regular el maquillaje para ocultar las arrugas que se han formado en su rostro.

Desafortunadamente, se ha comprobado que el uso excesivo e inadecuado del maquillaje puede provocar diversas afecciones en el rostro, como es el caso del acné y la dermatitis. Asimismo, se ha visto que el maquillaje produce hipersensibilidad en la piel del rostro.

Además de estos problemas, un estudio realizado por la Fundación Rementería, en España, encontró que el maquillaje puede dañar gravemente la salud de los ojos, en especial, en aquellas mujeres que usan rímel para delinear sus pestañas.

La investigación estudió a 100 mujeres españolas que fueron encuestadas sobre el uso de maquillaje y los efectos secundarios que habían padecido en su rostro, en especial, los ojos.

Al analizar la información se encontró que una de cuatro mujeres reconoció que el maquillaje le había producido irritación en los ojos, además de que vieron afectada su visión.

Esta situación es grave, ya que 8 de cada 10 mujeres indicaron que más de 3 veces a la semana se maquillan los ojos, elevando el riesgo de que su visión se vea mermada. Al respecto, el profesor Javier Hurtado, encargado de dirigir el estudio, indica que el uso regular de maquillaje “puede tener consecuencias a largo plazo en el ojo, sobre todo en un ojo más sensible”.

Al desmaquillarse durante muchos años se desarrolla más laxitud en el párpado, la piel se arruga más, y puede que el párpado se estire hacia fuera

Los problemas que puede traer elmaquillaje a la visión incrementan en las mujeres que usan lentes de contacto, ya que el maquillajefavorece las infecciones en la lentilla. Hurtado señala que las molestias que puede provocar el maquillaje en mujeres que usan lentes de contacto abarcan desde la más leve que es “la intolerancia a la lentilla hasta favorecer infecciones, que en los portadores de lentillas son mucho más graves, por una bacteria que se llama pseudomona, que a veces son muy difíciles de tratar y que pueden dejar cicatrices en la córnea”.

Otro aspecto relevante del estudio fue que la mitad de las mujeres usaban delineador dentro de las pestañas. Esta forma de delinear las pestañas es grave ya que puede propiciar la irritación de los ojos y la aparición de la conjuntivitis. Hurtado argumenta que en las mujeres que se maquillan por dentro de las pestañas los ojos están “más expuestos a molestias, enrojecimiento, conjuntivitis tóxica o intolerancia a las lentes de contacto”.

Aunque a primera vista, el estudio se enfoca con los efectos adversos que provoca el maquillaje en los ojos, el texto indica que algunos productos para retirar el maquillaje también pueden lastimar la piel de los parpados y afectar el lagrimeo de los ojos: “al desmaquillarse durante muchos años se desarrolla más laxitud en el párpado, la piel se arruga más, y puede que el párpado se estire hacia fuera o hacia dentro o incluso que aparezcan bolsas”, argumenta el profesor Hurtado.

Ante esta situación, el estudio recomienda que las mujeres lean con detenimiento la composición del cosmético, ello con el fin de ver los riesgos que puede producir el maquillaje en la piel y en los ojos. Asimismo, es importante que las mujeres revisen los efectos adversos que pueden provocar los productos para quitar el maquillaje.